Parroquia de la Purísima Concepción

Es el monumento más sobresaliente. Una construcción del siglo XVII, corroborado por fuentes documentales por la inscripción en el dintel de la portada lateral de la nave de la Epístola, 1606, y por la que aparece en el muro exterior del presbiterio, 1652. Es la parroquia de Galaroza y responde a la tipología clasicista de finales del siglo XVI, en el que destaca como rasgo original la profundidad del presbiterio que permite alojar la sillería del coro. Se realizaron, sin embargo, obras de importancia en el XVIII para reparar los considerables daños ocasionados por el terremoto de Lisboa del 1 de noviembre de 1755.

Esta construcción fue proyectada por el célebre arquitecto y maestro mayor de la Catedral de Sevilla Asensio de Maeda, en el año 1594, Su fábrica está realizada en mampostería con rafas de ladrillo.

La portada principal, construida con cantería, se sitúa en el centro de la fachada de los pies y se encuentra extrañamente alzada sobre dos pedestales con ménsulas. Está flanqueada, a ambos lados, por dos pequeñas portadas adinteladas, decoradas con detalles de la Fuente de la Vida y el Pozo de la Sabiduría.

Las portadas laterales, también de cantería, presentan elegantes diseños clasicistas.

Las obras de arte que albergaba este edificio, fueron salvadas, en gran parte, de los acontecimientos acaecidos durante la Guerra Civil, de manera que gran parte del tesoro parroquial y algunas esculturas fueron escondidos por los fieles en domicilios particulares.

No obstante, en la actualidad, el edificio alberga un espléndido conjunto de retablos de distinta procedencia y cronología. La mayor parte de todo ello fue donado o costeado por Dña. Teresa Vázquez, viuda de Osborne.

El retablo que se ubica en el presbiterio data de la segunda mitad del siglo XVIII. Se trata de un retablo de estípites procedente de la desaparecida iglesia del convento de la Victoria de Estepa. La talla que preside el retablo es una imagen de la Inmaculada Concepción, obra de Juan Bautista Patroni en el año 1798. La sillería de coro que se sitúa también en el presbiterio reproduce la talla original de 1722.

A los pies de la iglesia se sitúa el órgano, construido por Juan Douarte y colocado en 1948. Es muy de notar la caja, labrada por artífices de Galaroza.

En cuanto a imaginería, la parroquia de Galaroza cuenta con tallas de autores reconocidos como Antonio Castillo Lastruci, Cristobal Ramos, Agustín Sánchez Cid o Juan Ruiz, pero cabe destacar la imagen de la Divina Pastora de Cristobal Ramos y la Virgen de los Dolores, ejecutada en 1813 por Juan de Astorga Cubero.